Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

10/10/11

Garmo Negro

La estupenda vista que tiene el Garmo Negro sobre Pondiellos y los Infiernos.
Lugar de salida: Balneario de Panticosa
Objetivo: Garmo Negro
Desnivel positivo acumulado: 1420 metros
Distancia y tiempo empleado: 11 km en 7h30'
Archivo GPS (con el recorrido): TrackGPS

Martes, 20 de septiembre de 2011.
El primer tresmil para muchos, también para José Carlos. Al menos eso creemos, por que estuvo por Sierra Nevada, pero no llegó a la cima del Picón de Jeres (que a mi tampoco me parece un tresmil, todo sea dicho), por que el tiempo se les echaba encima.
Elegimos la rápida y fácil ruta de las mallatas, salimos prontito del refugio de Casa de Piedra, donde hemos pernoctado, con la intención de volver a Zaragoza a una hora prudente.
El bosque se sube rápido hasta la Mallata Baja d'as Argualas, luego hacia nuestra derecha para subir "piano-piano" hasta la Mallata Alta d'as Argualas. Aquí toca elegir, a la izquierda por la bajada habitual de invierno, por el medio por el tubo que sube rápido hacia el collado de Pondiellos, o a la derecha por la subida cómoda al collado de Pondiellos.
En la Mallata Baja d'as Argualas.


Croquis pintado en la roca.
En el tubo.
Nos decidimos por el tubo, así que rápidamente nos plantamos bajo el murallón de Garmo Negro y de mojón en mojón llegamos al circo de las Argualas, y de allí al collado de Garmo Negro.
Hacia la collada, bajo la mole del Garmo Negro.
Hacia el collado de Garmo Negro.
Hacia la cima del Garmo Negro.
En la cima.
Luego por la fácil, pero entretenida cresta, hasta la cima del Garmo Negro, solitaria como nunca, ¡es lo que tiene subir entresemana!
La bajada rápida, vamos a buscar el itinerario que sube al collado de Pondiellos, está continuamente marcado con pintura roja.
Ya de bajada hacia Casa de Piedra.
Falso azafrán.
Refugio de Casa de Piedra, final de nuestros 4 días non-stop por el Pirineo.
La noche anterior coincidimos en el refugio con Josep Antoni Martin de Vila-Real, hacía 3 días que había comenzado una ambiciosa actividad, ascender los 212 tresmiles del Pirineo en 33 jornadas consecutivas. Iba con buen "pié", seguro que lo consigue, a ver si nos enteramos de que su proyecto haya llegado a buen puerto.

1 comentario:

Eduardo dijo...

Para mi también fue mi primer tres mil y "único" hasta la fecha. La subida no tiene dificultades, salvo el final por la pedriza. Para mi lo peor la baja por el barranco de Argualas en verano, me dejo las rodillas para el arrastre con tanta piedra. Saludos